Todo es cuestión de planificar

Canaco León

A lo largo de los 3 años que llevo asesorando, coordinando y evaluando empresas, he podido concluir que más de la mitad de los problemas en las “MiPymes” se deben y solucionan con el “Factor Planificación”.

En el caso “MiPymes”, puede ser un poco más complejo el “Factor Planificación”, porque el emprendedor y/o empresario tiene muchos proyectos o ideas de negocios en la cabeza. Cada uno tiene una infinidad de variables y tiempos. Si no se tiene una estructura para ver e interpretar dichas variables, no se podrán ejecutar y mucho menos medir. El proyecto (si es que logra concretarse) carecerá de objetivos y rendimientos. Eso llevará a que se estanque o directamente sea un número mas en la estadística de mortalidad empresarial al no superar los 2 años de vida.

Una forma sencilla de estructurar un proyecto es englobar todo en 3 variables:

Estas variables se pueden graficar en lo que me gusta llamar la “Pirámide de Consecución”

  1. Proyecto definido. ¿Qué voy a hacer? Por ejemplo, he definido que voy a abrir una tienda de abarrotes.
  2. Entender y determinar qué actividades y factores generen el bien o servicio a comercializar (producción). Determinar las actividades que supervisen, coordinen y permitan tomar decisiones (operación). Con esas 2 variables se van a poder definir actividades y procesos. En el caso de la tienda de abarrotes, serían definir los proveedores, manejar inventarios, actividades de venta, pago de servicios, distribución de las instalaciones.
  3. Por otra parte, está la variable del recurso, la cual básicamente responde las preguntas de ¿cómo se va a pagar por las actividades de operación y producción?, ¿de dónde saldrá ese recurso?, ¿en cuánto tiempo se regresará? y ¿cómo se va a distribuir? Básicamente: ¿Cuánto dinero necesito para abrir la tienda de abarrotes?

Aterrizando las variables en ese orden, es más fácil tener un panorama sobre qué objetivos y acciones a corto, mediano y largo plazo se necesitan tomar para iniciar el proyecto. Posteriormente se realizarán evaluaciones para determinar demanda, viabilidad y tecnicismos.

Como dijo  Pitágoras de Samos “El principio es la mitad del todo”. Esta es una buena forma de tener un principio.

Por: Erick Rodríguez Solis, Coordinador de Consultores Fundación ProEmpleo León.