Mi primer viaje al futuro

Mi primer viaje al futuro

Por: Jesús Eduardo Gómez Navarro.

¿Por qué emprender hoy un viaje al futuro? En el presente enfrentamos ambientes volátiles, inciertos, complejos y ambiguos. Resiliencia y anti fragilidad son conceptos que nos exigen el entorno y los escenarios del futuro y no pueden ser alcanzados sin desarrollar una cultura de previsión y anticipación. Vivimos en una sociedad líquida paralizada risiblemente por la paradoja de la elección. No podemos encontrarnos sin perdernos y para perdernos hay que caminar y contemplar: Dar pasos en la oscuridad y encontrar en ella esperanza al vivirla. Es la primera vez que escribo de futuro y viajo al mismo, esperando perderme para encontrarme y animar a alguien más a hacerlo y juntos lograr ser más resilientes y anti frágiles en el futuro.

Estamos viviendo, potencializado por la pandemia, un estado VUCA, acrónimo manejado por soldados norteamericanos y que en el mundo de los negocios y empleo aparece en 2002 y nuevamente en 2020. Puede durar meses o años, nadie lo sabe, justo por eso es llamado de esa forma.  Bob Johansen, miembro distinguido del Institute for the Future, asegura que la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA) son características que todos los trabajadores enfrentarán en su carrera, por lo que hay que saber hacerles frente.

Claudia Quirós, future strategist certificada, afirma que la nueva normalidad es el “nunca normal” Advierte que se requiere dirigir nuestra cultura a otras dimensiones, y resalta que necesitamos cambiar radicalmente nuestra actitud. “Lo que hagamos y decidamos hacer en el presente tiene influencia en el futuro” Hoy empezamos a aceptar la nueva normalidad y no nos percatamos que retomamos hábitos que no nos favorecen y nos mantiene expuestos. Quirós lo describe muy bien: “Vemos por nuestra ventana como pasan trenes que nos adelantan por ambos lados, generando así una impresión de que nosotros también estamos moviéndonos. Pero la realidad es que nosotros no hemos dejado la estación”. La prevención y anticipación (de 5 -10 años mínimo) es lo que nos dará resiliencia.

Nassim Taleb considerado a sí mismo empirista escéptico, citado por Alejandro Llantada, utilizó el concepto de Antifrágil, que refiere a la propiedad de volverse más fuerte ante los estresores. La naturaleza es el ejemplo de antifragilidad. Es cambiante y adaptativa, busca la sobrevivencia en el largo plazo, se llena de sacrificios y caos, y en su conjunto se vuelve más fuerte. Llantada esboza, a partir de las ideas de Taleb, que la antifragilidad es el antídoto a entornos VUCA y está puede ser alcanzada por una actitud práctica y falible, esto nos permitirá entender qué sucede en toda su dimensión aleatoria y disruptiva, aceptando el rol de estos entornos abruptos como necesario para la historia, conocimiento y tecnología.

El sociólogo Zygmunt Bauman, descrito por Mónica Redondo, desarrolló el concepto de modernidad líquida, invitando a la flexibilidad, movimiento, flujo y búsqueda de nuevas experiencias, pero sin echar raíces en ningún lugar, aplicado en temas como el amor y el empleo. Se apuesta a la libertad evitando el compromiso, pero encontrando parálisis en la paradoja de la elección que nos comparte Barry Schwartz mostrando la tendencia del ser humano a estar menos satisfecho con las decisiones que toma cuantas más alternativas tenga donde elegir. Bauman afirma que la consecuencia principal del mundo opuesto a lo sólido crea ansiedad “Existe devastación emocional y mental de muchos jóvenes que entran ahora al mercado de trabajo” Todo el tiempo existen altas posibilidades de que se conviertan en desechos. Reinventarse constantemente provoca que muchos trabajadores se queden atrás y no cumplan los requisitos exigidos en la actualidad. Esto plantea la pérdida de credibilidad de la educación tradicional por no proveer a los jóvenes las herramientas necesarias para encontrar un trabajo. Neus Portas fundadora de Learnability Hub es creadora del método “Lean Learning” (aprendizaje esbelto) que hace uso de herramientas como el learning canvas que promueve un “mínimo aprendizaje viable” siendo un recurso muy interesante para la formación actual y futura. Raquel Roca consultora sobre competencias digitales y futuro del trabajo, invita a adoptar una mentalidad Knowmad, término acuñado por John Moravec, asegurando que es la mentalidad de los trabajadores del futuro por su capacidad de adaptación.

Rebeca Solnit da ánimo frente a tiempos donde todo parece un caos y no podemos ver el final “La esperanza debería empujarte a salir de casa” En su libro “La esperanza en la oscuridad” estudia consecuencias de actos que se percibieron como fracasos y que posteriormente generaron luz, mientras en su libro Wanderlust una historia del caminar, describe el hecho de perderse, ya que permite desarrollar independencia, instinto de supervivencia, sentido de orientación y potencial de la imaginación. “No nos encontramos a nosotros mismos hasta que no estamos perdidos”, escribió H. D. Thoreau a quien Solnit admira mientras que ella afirma “No perderte nunca es no vivir”

Inicio mi primer viaje al futuro, en la mochila llevo una herramienta que guía a los pensadores de futuro a través de una serie de cuatro emociones y que tomé de la especialización, impartida por Jane McGonigal directora en el Institute for the Future. Durante la última década, los científicos han buscado herramientas que desarrollan conocimientos para el presente imaginando el futuro de manera más vívida. “A veces, no podemos pensar nuestro camino hacia el futuro, tenemos que sentirlo”. Me da tranquilidad que llevo también mi pasaporte de habilidades Knowmad que describe Raquel Roca además de lo que me ha sumado Claudia Quirós, Neus Portas y LLantada citando a Taleb.

El viaje es hacia el futuro del empleo. En 2018, relatado por Sebastián Brau, el Foro Económico Mundial, colaborando con Boston Consulting Group plantearon escenarios del futuro del trabajo en 2030 basándose en combinaciones entre tres variables: el cambio tecnológico, la evolución del aprendizaje y la movilidad de talento. Como escenarios, debe entenderse que no son predicciones, plantean alternativas que pueden ser influenciadas, buscan estimular discusiones que permitan justamente prevenir y anticipar lo que está por venir e iniciar a tomar decisiones adecuadas en el presente. Estos escenarios son los siguientes: La autarquía de la fuerza laboral, el movimiento de masas, la sustitución robótica, el mundo polarizado, empresarios empoderados, flujos calificados, productividad local y la adaptación ágil; cada escenario con un ajuste diferente entre las tres variables principales.

Les comparto mi experiencia, demos pasos en la oscuridad y encontremos esperanza al vivirla, recordemos no dejar de abrir espacio a la discusión y así tomar mejores decisiones en el presente. Opté por “Empresarios empoderados”: un escenario donde el cambio tecnológico es estable, hay una evolución rápida del aprendizaje y poca movilidad de talento. En este caso, la fuerza laboral es altamente capacitada y motivada, las sociedades han tomado conciencia de la importancia de formar a la población para afrontar el nuevo paradigma productivo y han reformado los sistemas educativos, adecuándolos a los nuevos conocimientos y habilidades, en donde los trabajadores además crean oportunidades empresariales para ellos mismos. Los gobiernos restringen la movilidad laboral para proteger su inversión en el talento altamente calificado. Es justo el momento para utilizar la herramienta de futuros; por una lado me siento muy feliz de que existen los recursos y espacios para aprender y compartir ese aprendizaje, hoy domino temas que hace 10 años pensé nunca entender, todo lo relacionado con el mundo de las criptomonedas, desarrollo de blockchain, ethereum, DEFI, industria 4.0, internet de las cosas, STEM y computación cuántica, de aquí he podido emprender mis 5 negocios. Estoy ansioso y nervioso porque en todo momento entro en competencia, no hay manera de descansar ya que puedo perder oportunidades, es cuando recuerdo mi enojo al no poder tener experiencia en el extranjero por las disposiciones del gobierno y que me implica  invertir mucho en el “aprendizaje ilegal” sobre todo del que viene de Indonesia. Por último la verdad me siento agradecido de colaborar con compañeros que fomentaron mi resiliencia y anti fragilidad y que me mantiene activo y entusiasmado en cada reto presentado. De nada por el rait. Ahora discutamos.

Referencias:

Brau, S. (2019) Ocho posibles escenarios sobre cómo será el Futuro del Trabajo para 2030. Recuperado de: http://sebastianbrau.com/ocho-posibles-escenarios-sobre-como-sera-el-futuro-del-trabajo-para-2030/

Llantada, A. (2021) En esta época “VUCA”, lo mejor que puedes hacer es ser “antifrágil”  Recuperado de: https://www.altonivel.com.mx/opinion/en-esta-epoca-vuca-lo-mejor-que-puedes-hacer-es-ser-antifragil/

Oficina Internacional del Trabajo – Ginebra: OIT (2019) Trabajar para un futuro más prometedor – Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo. Recuperado de: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—cabinet/documents/publication/wcms_662442.pdf

Portas N. (2021) Método Lean Learning. Recuperado de: https://learnabilityhub.com/metodo-lean-learning/

Quirós C. (2021) El “nuevo normal” es el “nunca normal” Recuperado de: https://www.orakolo.store/post/el-nuevo-normal-es-el-nunca-normal

Redondo, M. (2017) 5 ideas de Zygmunt Bauman que retratan a la sociedad moderna. Recuperado de: https://hipertextual.com/2017/01/5-ideas-bauman

Roca, R. (2021) Knowmads. Los trabajadores del futuro. Recuperado de: https://raquelroca.com/libros/knowmads-los-trabajadores-del-futuro/